Usuarios Online

En este momento no hay usuarios online

Usuarios Recientes

Foto del perfil de Eldamanía
Foto del perfil de Josemi Sánchez
Foto del perfil de Sara García
Foto del perfil de Sandra Flores
Foto del perfil de Antonio Martínez
Foto del perfil de Aarón Sánchez
Foto del perfil de Señor X
Foto del perfil de David Salas
Foto del perfil de Vicente Ángel
Foto del perfil de Santiago
Foto del perfil de Quino Quiles

Moros y Cristianos Elda 2022

Inicio La Ciudad Urbanismo
a

Urbanismo

Origen y villa amurallada
Mapa de Elda en 1834.

El actual trazado urbano de Elda tiene su origen en la Alta Edad Media, cuando los moriscos abandonan definitivamente el antiguo emplazamiento del Monastil para urbanizar la zona llana. El casco urbano empieza a formarse alrededor del castillo por la defensa que este ejerce. Desde la reconquista hasta varios siglos después, la villa no crece más allá de lo que hoy sigue siendo el casco antiguo. El trazado urbano es típicamente morisco, muy irregular, con callejuelas estrechas, callejones sin salida, y numerosas plazuelas. Los puntos neurálgicos de la villa eran sus plazas de Arriba y Abajo. Los cambios más significativos se dan en el castillo, que deja de ser una fortaleza meramente defensiva para convertirse en un palacio, residencia de los condes, y que contará con la primera iglesia y primer cementerio cristianos. Desde el S.XVI en adelante, la antigua mezquita mayor se convierte en iglesia y se amplía. Se abren algunos viales nuevos, más rectos y espaciosos, como la Calle Nueva, y las de Vall, San Roque, o del Mesón.

Calle La Purísima, muy deteriorada.

Elda no tenía una muralla defensiva como tal, pero sí era una villa murada. Contaba con un muro de mampostería que unos 90 cm de grosor, que circundaba la parte trasera de las viviendas del extrarradio hasta formar un cerco completo. En ocasiones eran las viviendas las que se construían adosadas al propio muro. Toda la villa estaba murada, y se comunicaba con el exterior a través de las diversas puertas o portales, que había en los accesos de las principales calles. Las puertas se cerraban a la puesta de sol, o bien al toque de las campanas de la misa de la tarde. La villa permanecía cerrada hasta el alba, quedando prohibida la entrada de extraños durante la noche. A partir del S.XVIII también se contó con iluminación por medio de lámparas de aceite colocadas en algunos portales, o puntos estratégicos del trazado urbano. Con este recinto murado, la villa se protegía de los peligros cotidianos, ya fuera frente bandoleros y saqueadores, o frente epidemias y enfermedades.

Crecimiento 1890-1950

Desde mediados del XIX los muros comienzan a desaparecer, y la creciente industria trae un aumento de población, que genera grandes problemas de hacinamiento. En la década de 1890 comienzan a crearse cooperativas de viviendas, y otras auspiciadas por industriales como Rafael Romero. Surgen así barrios como La Prosperidad. La expansión urbana toma como eje central la carretera de Madrid, que se convierte en la Calle Jardines y se crea la Plaza Sagasta. Sucesivamente crecen más barrios en los accesos de las carreteras de Alicante y Monóvar. Surgen barriadas humildes separadas del núcleo urbano, en laderas de cerros como el Altico de San Miguel.

En los años 20, con el aumento de población, se crean las llamadas sociedades de casas baratas, que constituyen el definitivo despegue del ensanche eldense, dando lugar a grandes barrios como El Progreso y La Fraternidad. Durante la década de los 30 la expansión continúa, y comienza a divisarse un reparto de la población por zonas en función de las rentas. La masa de población trabajadora habita el amplio ensanche que crece en dirección a Petrel. Los industriales y burgueses construyen grandes casas señoriales en calles como Nueva, Jardines, Antonino Vera, y fundan un barrio de chalets en las afueras, Ciudad Vergel. Por contra las clases más humildes ocupan el recién creado barrio de Tenerías, y barriadas junto al río y la carretera de Monóvar, como la Tafalera, Caliu o Molinos de Félix. En aquellos años se construyen hitos urbanos como la Plaza Castelar, un nuevo ayuntamiento, o un sólido puente de piedra hacia la estación. La rápida expansión vislumbra proyectos, como un gran bulevar desde el centro, a través de Reina Victoria hacia la carretera de Alicante, que nunca llega a hacerse. Los constructores reclaman al ayuntamiento de Petrel que respete el trazado de las calles, surgiendo los primeros trazos del barrio La Frontera.

Desarrollismo y estancamiento 1950-2000

Tras la guerra, hay un parón urbanístico que no resurge hasta los años 50, cuando el proteccionismo franquista elabora el Plan Nacional de Vivienda. Surge así el barrio Virgen de la Cabeza, junto al lavadero y el solar del antiguo manicomio provincial. La ciudad había crecido de forma caótica, sin planificación alguna, y tenía grandes carencias. El alcalde Martínez González elabora un primer plan urbanístico, que planifica un crecimiento del ensanche respetando un plano ortogonal, no obstante, un plan muy rudimentario y especulativo, que dejaba muchas carencias. Se pavimentan todas las calles que no lo estaban, y se construye un gran bulevar central que lleva su nombre, la Gran Avenida, que será la principal arteria del centro. Durante los años 60 y 70 en tiempos de Porta, la ciudad vive su mayor explosión. Siguen creciendo barrios a una grandísima velocidad, pero con una mala planificación, surgiendo así la Nueva Fraternidad, la Ficia, Trinquete, o barrios de extrarradio como Las 300, San Francisco, Huerta Nueva o Caliu. El desorden es criticado, el ensanche tiene calles estrechas, que limitan la altura de los edificios. Además fábricas, naves, viviendas o el recinto ferial, acaban mezclándose todos en el casco urbano de forma desordenada. Las carreteras seguirán siendo ejes verebradores, creando las calles Santa Bárbara, Jardines y Av. de Chapí sobre la nacional, los barrios de Estación y Torreta junto la carretera de Sax o Virgen de la Salud en la de Monóvar.

Cruce Chapí con Padre Manjón, ensanche de los 70.

El crecimiento económico da lugar a la construcción de grandes edificios que reflejan el poder industrial, tales como el edificio Ernes, el 2 de mayo, el San Cristóbal, el Monumental, incluso de más de 20 plantas como el Edificio Elda. En aquellos años surge el barrio de La Frontera, y con él, la conurbación de Elda-Petrel. Las constructoras hacían crecer el ensanche hacia el pueblo vecino, de modo que se construyó un gran vial, la Avenida de Madrid, que es la línea que oficiosamente se consideraba como frontera. En torno a ella crece un populoso barrio, habitado mayoritariamente por gente de Elda, pero fuera de su término, que a su vez, quedaba apartado varios km. del centro urbano de Petrel. Este hecho dio lugar a una serie de conflictos que provocaron que en 1969 el alcalde Antonio Porta, solicitase al gobierno la fusión de Elda y Petrel, y si esta no se efectuaba, se cambiasen al menos las lindes para que Elda pudiera incluir en su municipio dicho barrio de la Frontera. Ambas propuestas fueron rechazadas por Petrel.​ No obstante años más tarde acaba fundándose una mancomunidad para trabajar sobre temas comunes.

Edificio Elda.

En la transición, los nuevos gobiernos dotan la ciudad de numerosos servicios de los que carecía, como un Hospital General, nuevos colegios e institutos, nuevas redes de aguas y alcantarillado, etc. En los 80 hay una desaceleración, y es momento de replantearse el modelo de ciudad. En 1985 se elabora el primer PGOU para la ciudad, que lega una planificación del suelo para los próximos años. A su vez se elaboran grandes obras como la construcción de 2 nuevos puentes sobre el Vinalopó, el encauzamiento del trazado urbano del Vinalopó y la creación de un gran parque en su ribera. La esperada creación del primer polígono industrial en Campo Alto, permite la salida de un gran número de industrias del casco urbano. Durante esta década, la principal zona de expansión es la Avenida de Alfonso XIII. Cabe destacar la construcción de plazas en espacios degradados del centro, como la Plaza del Zapatero, la Plaza Porpetta, o la Plaza Mayor, construida por iniciativa privada de Maisa.

Avenida de Ronda. Sector oeste.

En 1993 se construye el más importante hito urbano de las últimas décadas, la Avenida de Ronda. Una gran avenida de 1 km. de larga que comunica el puente del CEE con la Pza. Ejército Español, suponiendo una conexión rápida entre las carreteras de Monóvar y Alicante. Esta vía cierra por el sur todos los barrios inconexos de la zona. Durante los 90 se convierte en la nueva zona de expansión, y numerosos edificios grandes y modernos comienzan a construirse en la avenida y sus barrios aledaños. Se construye el vial de la Ronda Norte, uniendo las rotondas de La Melva y Santo Negro, descongestionando el sinuoso trayecto a través de los barrios de Estación y Torreta. Paralelamente, durante los 80 y 90, los problemas con las drogas y las etnias, dan lugar al desarrollo de barrios conflictivos como Almafrá y Caliu, o la proliferación de guetos chabolistas, en zonas como las ramblas del Sapo y Melva, pero sobre todo, en la Tafalera. El efecto chabolista se ha ido extendiendo a barrios limítrofes como Tenerías-Monte Calvario o el propio Casco Antiguo.

Siglo XXI

Desde el 2000, la Av. de Ronda, con 2 kilómetros de longitud, se consolida como zona de expansión. En su sector occidental se ha desarrollado el Sector 9, una zona de grandes bulevares con 2 parques lineales, donde se han levantado grandes edificios con urbanizaciones privadas y bajos comerciales, que han convertido el lugar en una creciente zona de ocio y esparcimiento. Acoge además el nuevo estadio de fútbol. En el sector oriental de la misma, entre las avenidas de Ronda y Mediterráneo, se ha ido construyendo un gran barrio compuesto por chalets adosados y acomodadas viviendas unifamiliares.

Parque Lineal del Sector 9.

La especulación desde 1990, hizo que se otorgaran licencias para construir el barrio de adosados antes de estar diseñado el trazado de las calles. Esto provoca que en 2002, cuando la Av. de Ronda se prolonga hacia el este, esta se encuentre con casas construidas que le impiden salir hacia la carretera como estaba previsto. La que iba a ser la principal arteria de la ciudad, acaba trazándose con una pronunciada curva hacia el sur, muriendo condenada en una rotonda sin salida junto a la Rambla de Bateig. El Supremo llega a dictar una sentencia de demolición para más de 120 casas ilegales, mientras el ayuntamiento seguía otorgando licencias en la zona. Hoy se trata de modificar el PGOU para tratar de legalizar el sector Puente Nuevo y evitar las demoliciones. Al calor de la burbuja inmobiliaria, el alcalde Azorín llegó a presentar para las elecciones de 2003 un proyecto para urbanizar la zona montañosa de Las Cañadas y El Tite, construyendo un campo de golf con 7.200 viviendas, en una trama urbanística por el que es imputado judicialmente en 2014.

Durante la última década ha habido no obstante importantes obras urbanas. La construcción de la Ronda Sur, que permite un acceso directo a la carretera de Monovar. El plan antirriadas, con la construcción de una importante red para aguas pluviales por donde discurrían antiguas ramblas en centro urbano. La construcción del polígono Finca Lacy que duplica el suelo industrial, y la Av. del CEE que conecta la ciudad con los 2 grandes polígonos. En 2006 se construyó un gran aparcamiento subterráneo en la Gran Avenida y una remodelación de la superficie. La reurbanización de Ronda, la creación de la Plaza de la Ficia, o la creación de la zona PAC, dotando de una semipeatonalización a las principales vías comerciales, han cambiado notablemente la fisionomía de algunas zonas de al ciudad.

Obras en la Gran Avenida en 2006.

Elda se enfrenta a múltiples retos urbanísticos. La problemática del chabolismo sigue vigente, el casco antiguo se encuentra en estado de ruina, con numerosos solares abandonados y con crecientes zonas de marginalidad. Barrios del centro envejecidos y poco atractivos, sufren un rápido declive y quedan despoblados, mientras el grueso de la población se traslada en masa a las zonas de expansión. La lentitud en la construcción y el elevado precio de la vivienda, hizo trasladarse a miles de vecinos al barrio de la Frontera en Petrel. Hoy día, tras más de una década, sigue estando estancada la elaboración del nuevo PGOU que deba marcar las pautas del futuro crecimiento, como de los planes de regeneración de los barrios degradados.

Campo de Elda
Camino Casa de los Dolores.

Desde la antigüedad ha habido villas agrícolas y casas en el fértil campo eldense. En el siglo XX, la creciente población toma la costumbre de comprar pequeños campos. Lo que en un inicio eran pequeñas casas agrícolas que se usaban los fines de semana, fueron derivando en grandes casas de segunda residencia, teniendo lugar un gran éxodo hacia los campos durante los meses de verano. Durante los últimos 20 años, los principales caminos del campo eldense han sido asfaltados y dotados de iluminación, al tiempo que un gran número de fincas se han convertido poco a poco en acomodadas primeras viviendas.

Hay 3 zonas principales:

  • Partida de El Chorrillo, que se encuentra en una llanura al norte de la Torreta, entre el Vinalopó y Camara.
  • La carretera de Monóvar, que da acceso a numerosos chalets, en partidas como Campo Alto y Peter Ribes.
  • Agualejas-Jaud: Es una zona encajonada entre la Avenida de Ronda, el Vinalopó y el monte Bateig, donde se concentra la mayor parte de campo eldense. Desde la avenida surgen todos los caminos que vertebran la vega, siendo los principales los de Agualejas, Doctor Rico, Casa de los Dolores, Negret, Lumbus y La Jaud.
Barrios

Estos son los barrios en los que se divide actualmente la ciudad:

La Torreta Virgen de la Cabeza La Fraternidad Nueva Fraternidad Ciudad Vergel
Numancia – Tenerías La Prosperidad El Progreso Plaza de Toros AV. del Mediterráneo
Tafalera Casco Antiguo CENTRO Trinquete La Ficia
Huerta Nueva Estación Caliu Virgen de la Salud Molinos de Félix
Agualejas-Diseminados Las 300 Ronda – Sector 9 San Francisco de Sales Almafrá

La Red Social Eldense

Acción restringida.

Nuevo informe

Cerrar