Usuarios Online

En este momento no hay usuarios online

Usuarios Recientes

Foto del perfil de Eldamanía
Foto del perfil de Josemi Sánchez
Foto del perfil de Sara García
Foto del perfil de Sandra Flores
Foto del perfil de Antonio Martínez
Foto del perfil de Aarón Sánchez
Foto del perfil de Señor X
Foto del perfil de David Salas
Foto del perfil de Vicente Ángel
Foto del perfil de Santiago
Foto del perfil de Quino Quiles

Moros y Cristianos Elda 2022

Inicio La Ciudad Patrimonio Histórico Refugio de Las Cañadas
a

Refugio de Las Cañadas

El Refugio de Las Cañadas está construido por aproximación de hiladas de lajas y mampuestos de piedra arenisca y de aristas vivas, traída de las zona inmediatas.

Ubicación

Este Bien Catalogado eldense se halla situado en las cercanías del camino que, desde la Casa del Gavilán, se dirige hacia la Rambla del Gobernador, poco antes de llegar a ella y a la altura de la Casa del Pino. Se encuentra en la Partida de Las Cañadas.

Para llegar hasta el bien nos dirigiremos a la Casa del Gavilán por el camino que parte de la Casa Soriano, en las cercanías del Caserío de las Julianas. Tomaremos el camino-senda que nos lleva a la Rambla del Gobernador, y a unos 700 metros antes de llegar, a nuestra izquierda y cercano a un poste eléctrico, nos encontraremos con el bien.

¿Qué es un cuco?

Con este nombre se conoce un refugio eventual de pastores trashumantes, ideado para resguardarse de eventuales tormentas en pleno campo, o a los construidos por los propios lugareños, con el mismo fin, para sus labores agrícolas.

En nuestro entorno de Elda, esta construcción rústica, realizada con la técnica de “piedra en seco”, se encuentra especialmente en la zona lindante de la Vereda Real de Serranos, y en este caso al sur del mismo.

Este tipo de construcciones de uso agrícola y ganadero reciben también otras denominaciones: “cubillos”, “tombos”, “chozos”, “cupuruchos”, “guardaviñas”, etc, etc, dependiendo de la zona peninsular donde se encuentren.

Su origen es incierto, pues se hallan construcciones de este tipo a lo largo de la Historia. Según la arqueóloga Clara Isabel Pérez, la técnica llega a esta zona, a través de la mencionada vereda real, desde la zona de pastos manchega (norte de la provincia de Albacete), que fueron los primeros en realizarlos aquí, aunque después las gentes del lugar imitaron su técnica, aunque sin llegar a la perfección de aquellos.

Cuando en el siglo XIX se produjo una importante demanda de vino para la exportación, debido a la plaga de filoxera de otras zonas vinícolas de España, se originó aquí un incremento notable del cultivo de la vid, sustituyendo al cereal. Entonces, muchos propietarios decidieron proveerse de un refugio donde poder pernoctar, ya que este cultivo requería más labores agrícolas que el anterior.

Características y usos:

A pesar de estar realizados sin emplear argamasa alguna y sin cimentación, los cucos se conservan, generalmente, en buen estado, ya que la técnica de construcción es muy robusta, disponiendo piedras de manera que unas sustentaban a las otras, colocando las más grandes en las caras exteriores del muro, y rellenándolas de otras más pequeñas.

Los más antiguos se reconocen por las características coloraciones de la piedra, más oscura, ennegrecida en el exterior por la acción del agua, el sol y el viento. También los hay con sillares bien tallados, caso de los cucos de cantera, con formas muy cuadrangulares.

Los más, están construidos por piedras de mediano y gran tamaño, irregulares en general, pero muy bien “encajadas” unas a otras, que se recogían del propio terreno y que, al mismo tiempo, servía para “limpiarlos” de ellas.

Dimensiones y formas:

Del tamaño de los cucos, tanto en perímetro como en altura, sus dimensiones varían de unos a otros. La alzada media está en torno a los 4 o 5 metros, lo que se traduce en una base que se aproxima a los 3 metros. Conforme se alza el cuco los muros se aproximan creando un edificio en talud (inclinado) hacia adentro.

Exteriormente, sobre todo hacia la cima, es “torreado”, cubriéndose la cubierta con pequeñas piedras y tierra. Algunos tienen doble pared, ya para reforzar su estructura o para subir a la cubierta. En este caso, algunas piedras sobresalen de la pared en forma de “escalera” para facilitar la subida a la misma, engarzándolas a la estructura para que sobresalgan y aguantar el peso de una persona.

El acceso al interior se realiza por una puerta realizada con piedras de mayor tamaño, coronada por una losa, aunque también las hay acabadas en arco de varios tipos, y que normalmente se orienta al sur, para evitar los fríos vientos del norte y aprovechar mejor la luz del día.

Algunos, como éste, han perdido la parte superior, como ocurre en algunos Refugios de Cantero, hechos con la misma técnica.

En el interior, la cubierta tiene forma de cúpula, realizada por aproximación de hiladas o formando una falsa bóveda. También se encuentran “hornacinas”, para dejar enseres, comida o el botijo con agua fresca. Otros presentan una bancada, donde recostarse para el descanso, e incluso algunos presentan un respiradero, o especie de chimenea, para poder encender fuego en su interior, bien para calentarse o para hacer la comida.

Su cronología puede datarse entre el siglo XVIII y principios del siglo XX, cuando las labores agrícolas dejaron ya de ser un problema por la mecanización paulatina de las mismas.

Descripción

El Refugio de Las Cañadas está construido por aproximación de hiladas de lajas y mampuestos de piedra arenisca y de aristas vivas, traída de las zona inmediatas.

No se observa en las piedras una pátina intensa, por lo que consideramos que la obra pudiera datarse en pleno siglo XX. Tiene un estrecho acceso orientado al Sur, con una altura aproximada de 1,70 m. en el exterior de la abertura y 1,45 m en el interior. El cuco presenta un grosor del muro en el acceso de 62 cm. Ha perdido su techumbre por desmantelamiento

Pertenece al Patrimonio Agrícola en el apartado de Cucos, Refugios y Barracas, y su cronología es de principios del siglo XX.

Dadas las dimensiones de la parcela, la protección se extenderá al elemento y a un perímetro alrededor del mismo de 10 m., siguiendo lo emanado por el artículo 187 del Decreto 67/2006 del Reglamento de Ordenación y Gestión Territorial y Urbanística.

No obstante, y en el caso de que el bien pudiera ver afectada su integridad, parcial o totalmente, se procederá con antelación a la limpieza, excavación y documentación arqueológica y etnológica del mismo, según procedimiento estipulado en el Título III de la Ley 4/1998 y 5/2007, del Patrimonio Cultural Valenciano. Así como tantas prescripciones se deriven de su condición de bien inmueble catalogado y de su nivel de protección, en las diferentes legislaciones sectoriales.

Galería

La Red Social Eldense

Acción restringida.

Nuevo informe

Cerrar